El problema de cocer los alimentos y manipularlos se han solucionado de diferentes formas. Cada cultura ha utilizado utensilios aprovechando los materiales que la naturaleza les proporcionaba en su entorno. De esta manera se sabe de la utilización de conchas de tortugas o moluscos por parte del hombre primitivo; tubos sellados de bambú en diferentes lugares de Asia; o grandes cuencos de piedra tallados por los americanos prehispánicos.

 

Aluminio

El aluminio es un excelente conductor del calor, por lo que los alimentos se preparan en menor tiempo. No obstante, hay evidencia de que un consumo excesivo de aluminio podría ser un factor que influye en el desarrollo de desórdenes graves como el Alzheimer, ya que se han encontrado cantidades anormales de aluminio en las neuronas de pacientes con esta enfermedad. Estas cantidades mayores de aluminio ingerido provienen de diferentes fuentes como por ejemplo el agua, medicamentos y alimentos preparados o almacenados en utensilios de aluminio. Se trata de un buen conductor del calor y un metal ligero, de modo que habitualmente forma parte de base de sartenes y de menaje o de los fondos difusores. No presenta ningún problema cuando está sellado por materiales inocuos.

utensilios-para-cocinar-aluminio-beber-comer-viajar-bcv-primer-portal-de-gastronomia-bebidas-y-turismo-de-misiones-al-mundo
  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

Capas antiadherentes

Las capas antiadherentes están conformadas por un compuesto mejor conocido como Teflon ®, el cual se ha visto que tiene una baja toxicidad, excepto cuando es sometido a temperaturas mayores de 270 ºC, a partir de la cual se liberan sustancias dañinas. Si se decide utilizar utensilios revestidos con teflón hay que tener cuidado de no someterlos a temperaturas elevadas (por ejemplo, fritos, ya que la temperatura en el momento de agregar los alimentos es superior a 225º C, salteados, horneados) y desecharlos en cuanto la superficie sufra algún deterioro (ralladuras, roces, erosiones).

Acero inoxidable

Se le llama acero inoxidable a la aleación de diferentes metales, como hierro, cromo, manganeso y níquel, en diferentes proporciones, dependiendo de la calidad del producto; y es conocido por su resistencia y durabilidad.

El conocido acero 18/10 de las baterías de cocina o cuberterías significa que en su composición contiene 18 partes de níquel y 10 de cromo. El acero inoxidable es bastante estable en contacto con los alimentos, pero libera pequeñas cantidades de estos metales pesados a la comida, por lo que no deben utilizarlo por ejemplo personas con alergia a alguno de estos metales.

 

utensilios-para-cocinar-acero-inox-beber-comer-viajar-bcv-primer-portal-de-gastronomia-bebidas-y-turismo-de-misiones-al-mundo
  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

El Vidrio

El vidrio borosilicato es un tipo de vidrio que debido a su bajo coeficiente de expansión resiste los cambios de temperatura. Nos da todas las garantías en la cocina, puesto que contiene ningún metal y no reacciona con ningún material con calor (se trata del vidrio utilizado en laboratorios por su arreactividad). Así que es una buena alternativa para sustituir los recipientes de plástico e incluso para cocinar y para congelar.

Silicona: Es un polímero sintético de los silicatos y se obtiene a partir de sílice de arena. Ahora está ampliamente difundido su uso en moldes, espátulas y otros utensilios que además de ser antiadherentes son flexibles. La silicona es estable e inerte, no reacciona al estar en contacto con los alimentos y resiste temperaturas desde la congelación al horneado. Hay diversas calidades de silicona y diferencias en su flexibilidad, duración y precio. La calidad superior es la denominada “silicona platino” por su estabilidad, durabilidad y flexibilidad.

 Fuente: www.nutraease.es