Los cereales fermentados, el jugo de frutas y la miel, se han utilizado durante miles de años para fabricar alcohol (alcohol etílico o etanol). Las bebidas fermentadas existen desde los albores de la civilización egipcia, y existe evidencia de una bebida alcohólica primitiva en China alrededor del año 7000 a. de C.  En los albores de la agricultura, hace unos 10.000 años, la gente que vivía en pequeños asentamientos comenzó a fermentar comida y bebida. Esto les permitió conservar el grano sobrante, favoreciendo a la levadura frente a las bacterias que echaban a perder los alimentos. Además, este sistema producía un grano más nutritivo, ya que la levadura produce otros nutrientes durante la fermentación, como la vitamina B. En definitiva, hemos creado un producto fermentado de casi cualquier cosa. La historia del alcohol es la de las relaciones íntimas entre el ser humano y las levaduras, un flechazo que surgió hace millones de años y que sigue vigente en la actualidad. Aunque ahora no esté muy bien visto, no podemos negar que, a los humanos, como especie, nos gusta beber. Consumimos vino, cerveza, sidra y demas.  

  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

Amor a primera vista:

La nuestra no es la única especie a la que le gusta empinar el codo. Por ejemplo, la mosca de la fruta consume fruta fermentada sin ninguna pérdida de facultades. Incluso hay casos como el de las musarañas arborícolas, unos animales muy cercanos a los primates, que buscan por las noches un vino espumoso producido por la levadura que se encuentra en el capullo de las flores de la palma de coco. Nuestros antepasados le tomaron el gusto al alcohol cuando aprendieron a hacerlo ellos mismos. La ingesta de alcohol provoca sentimientos que nos gustan; incluso nos ayuda a ser más benevolentes con los excesos.

Bueno para todo

El alcohol produce sentimientos placenteros por su habilidad para unirse a los receptores GABA de nuestro cerebro. Normalmente, estos receptores reducen la actividad de las neuronas en las que se encuentran, pero cuando el alcohol se une a ellos, libera esa actividad y relaja nuestras inhibiciones. Gracias a esto, muchos bebés han sido concebidos y se han firmado muchos contratos.

Podemos decir entonces que no es para nada un mal de estos tiempos el ingerir alcohol como muchos quieren hacernos creer. Está en la humanidad desde siempre y debemos decir también que es necesario. Si tomamos la época moderna nos encontramos en condiciones de afirmar que no se podría concebir la vida sin un poco de alcohol.

  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
  • LinkedIn

El brindis:

El brindis es el momento de una celebración, en el que los invitados levantan y entrechocan las copas, para así manifestar buenos deseos. Tras el acto es costumbre beber la bebida que contiene la copa. El término procede de la frase alemana bring dir’s, que significa «te lo ofrezco» y que solía pronunciarse al brindar.

Origen:

Se piensa que el acto de brindar se originó en el siglo IV a. C., pero se realizaba por una razón bien distinta a la actual. En la antigua Roma para asesinar a alguien era usual que se envenenaran las copas, por lo que los anfitriones, como símbolo de confianza, chocaban fuertemente las copas con sus invitados, lo que producía que el líquido de una copa pasara a la otra. De este modo quedaba claro que no había habido ningún tipo de envenenamiento, pues los dos que hacían el brindis bebían lo mismo

En www.bcv.net.ar  el Brindis es parte de nuestro ADN, vamos a hablar sobre ello, vamos a invitarte a brindar, y lo mas importante te contaremos mucho sobre lo que se necesita para un buen brindis, es decir, sobre las bebidas, una de nuestras principales inquietudes.

Sean todos bienvenidos a www.bcv.net.ar el portal donde disfrutamos lo que hacemos y queremos que ustedes también lo hagan.