El whisky irlandés es un whisky elaborado utilizando cebada, y se caracteriza por su triple destilación, que lo hace suave y delicado.

La denominación del whiskey irlandés en gaélico es «uisce beatha» que traducido significa ‘agua de vida’ y su denominación actual es «whiskey».

La preparación del whiskey irlandés se elabora a partir del mosto obtenido de cereales. Esta mezcla se compone generalmente de cebada malteada y sin maltear procedente de centeno, avena y trigo.

Una excelente manera de molestar a una sala llena de fanáticos del whisky irlandés es simplemente decir: ¿No trajeron los escoceses la fabricación de whisky a Irlanda?  Del mismo modo, puede molestar a los fans del whisky escocés dándole la vuelta. Pero si quiere molestar a todo el mundo, digan que fueron los ingleses.

Hay muchas teorías sobre dónde se originó el whisky en Irlanda y no hay muchas pruebas al respecto. La que parece más cierta es que los misioneros trajeron la destilación a Irlanda, principalmente para hacer perfumes y medicinas. Los irlandeses modificaron el proceso, empezaron a destilar cerveza y en algún momento se creó el whisky.

Sin embargo, a mediados del siglo XIX, el irlandés era el whisky más popular del mundo.  Pero a partir de finales del siglo XIX, hubo una serie de reveses en Irlanda que lentamente aniquilaron a la industria, dejándola como una sombra de sí misma.

La Guerra de Independencia Irlandesa, la Guerra Civil Irlandesa, las guerras comerciales con Inglaterra, la prohibición en los Estados Unidos, la Gran Depresión y las dos guerras mundiales pasaron factura a la industria del whisky irlandés.

Cuando el escritor Alfred Barnard visitó Irlanda en 1887, había 28 destilerías haciendo whisky en el país. A principios de la década de 1980, sólo había dos.

En 1987, la familia Teeling abrió la destilería Cooley, sembrando las semillas de la recuperación. En los últimos 30 años, esa recuperación ha continuado, y ahora hay más de 50 destilerías en funcionamiento, en construcción o en fase de planificación en toda Irlanda.

El procedimiento es similar a los whiskys escoceses. Tras la selección de los cereales, se realiza la mezcla propia de cada destilería; posteriormente se lavan y se remojan (hidratación) para someterlos a su germinación, proceso en que se transforma el almidón de los cereales en azúcares solubles.

Seguidamente, se muelen los granos (excepto los que previamente tengan que ser malteados) y, tras realizar la infusión o empastaje, se procede a la fermentación del líquido obtenido durante aproximadamente 72 horas. Obtenido el vino, se realizan 3 destilaciones al cabo de las cuales se somete a envejecimiento en cubas de roble (antiguamente debían haber contenido vino de Jerez).

Si el whisky fuera una familia, el irlandés, por tradición e historia sería el hermano mayor del escocés… Tienen cosas en común, pero como vemos, siguieron caminos diferentes, tanto, que los irlandeses lo llamaron whiskey.

El whisky escocés es turba, ahumado y doble destilación, mientras que el irlandés es suavidad, dulzor y triple proceso de destilado… dos formas distintas de crear un mismo espirituoso.

Tipos de whisky Irlandés

La Irish Whiskey Act define cuatro tipos de whisky:

Irish Malt Whiskey – tiene una definición muy similar a los Whiskys de malta de todo el mundo, y se fabrica a partir de cebada malteada, agua y levadura, y debe destilarse en un alambique.

Irish Grain Whiskey – se elabora utilizando una mezcla de cebada malteada (un máximo del 30% de la masa) y otros granos enteros, y se destila utilizando alambiques de columna.

Irish Pot Still Whiskey – este es el más tradicional de los estilos de whisky irlandés, y hasta hace poco no se encontraba fuera de Irlanda. Utiliza una mezcla de cebada malteada, cebada no malteada y, opcionalmente, otros granos, y se destila en alambiques. La receta debe incluir al menos un 30% de cebada malteada y no malteada, y un máximo del 5% de otros granos.

Irish Blended Whiskey – una mezcla de al menos dos de los tres tipos de whisky mencionados anteriormente.

¿Por qué se escribe con E whiskey?

Hay muchas teorías e historias, pero la que tiene más sentido son los años de dominio del whisky irlandés en todo el mundo.

Con el whisky irlandés tan popular, otros productores -incluidos los escoceses- empezaron a hacer whisky de un estilo similar para intentar competir. A veces estos whiskies tenían un trasfondo sombrío, con whisky escocés enviado a Irlanda para ser mezclado con una pequeña cantidad de licor irlandés joven antes de etiquetarlo como whiskey irlandés, y los auténticos productores irlandeses necesitaban una forma de distinguirse, de ahí la E añadida

Estaba lejos de ser la norma para todos los destiladores, y a principios del siglo XX todavía se puede ver whisky irlandés deletreado sin la E. Sin embargo, a lo largo de las décadas se ha establecido, y ahora todos los destiladores irlandeses utilizan la E y los destiladores escoceses se quedan sin ella.